La tecnología del Foto Finder, un dispositivo avanzado con el que cuenta Policlínica Gipuzkoa desde hace un año

Jorge Soto De Délas: “Con el Foto Finder estamos ahorrándonos muchas biopsias e identificando nuevas lesiones en la piel”

https://www.youtube.com/watch?v=BA0xLQBCkgI&feature=youtu.be

Detectar el cáncer de piel de manera anticipada es hoy posible gracias a la tecnología del Foto Finder, un dispositivo avanzado con el que cuenta Policlínica Gipuzkoa desde hace un año, y que está permitiendo diagnosticar de manera precoz casos de cáncer de piel. El doctor Jorge Soto De Délas, dermatólogo de Policlínica Gipuzkoa, explica las ventajas, “es un instrumento muy útil porque nos permite completar la exploración clínica y analizar los daños”, y añade, “vamos identificando grupos de pacientes con mayor riesgo e incluso nuevas patologías. Adelantarse al desarrollo de la enfermedad está permitiendo ahorrar muchas biopsias”. Una tecnología indicada sobre todo para personas con antecedentes en su familia de cáncer de piel, o con la piel muy clara y que se haya quemado varias veces a lo largo de su vida, o aquellas que tengan muchos lunares. “Es un sistema muy eficaz para identificar riesgos y para ahorrar agresiones innecesarias”, desarrolla el doctor Soto De Délas.

Una detección precoz fundamental, ya que en el 95% de los casos que se realiza de forma anticipada el diagnóstico de patologías se consiguen curar. Pero para no llegar a este punto, de cara al verano, es primordial la protección. Conocerse, es para el doctor Jorge Soto De Délas el punto de partida para el bronceado, “es primordial saber nuestras limitaciones y nuestra capacidad para asumir la exposición a la luz ultravioleta”.

A la hora de exponernos al sol debemos tener en cuenta las zonas de nuestro cuerpo más sensibles a la radiación, porque necesitaran una protección especial. “Las partes más delicadas son de dos tipos. La primera, las que más exponemos, precisamente porque acumulan mucho a lo largo de la vida, como la cara, las manos y el escote. Y la segunda, las menos expuestas, como pueden ser los glúteos, o el pecho. Zonas extremadamente sensibles, porque no tienen ninguna capacidad de pigmentación. Una quemadura en esa zona podría provocar problemas de salud de consideración”, concreta el especialista.

Sufrir quemaduras es el límite al que no debemos llegar. “Gestionar una quemadura es gestionar un fracaso. Además vas a tener un castigo, porque si te quemas vas a tener que realizar reposo para que tu piel se regenere, por lo menos 10 días sin exponerte al sol. Así que aunque solo sea para disfrutar de tus vacaciones por favor no te quemes, evita producir ese daño a tu piel”, concluye el doctor Soto De Délas. A pesar de que los españoles empezamos a concienciarnos con el uso de protección solar, cada año se diagnostican cerca de 3.200 nuevos casos de cáncer de piel y la incidencia continúa aumentando un 10% anualmente.

La restricción solar es negativa

Hay algunos colectivos que aplican el mensaje de protección de manera excesiva hasta el punto de evitar el sol y provocar un déficit de vitamina D. “Quizá se está dando un mensaje demasiado generalizado. Nos olvidamos de que el sol es excelente para generar vitamina D, y que tiene un papel muy importante en el metabolismo de los huesos, así como relevancia en el riesgo vascular o en la capacidad cognitiva”, desarrolla el dermatólogo Soto De Délas, y especifica, “eso sí, las personas que no pueden tomar sol porque han tenido cáncer cutáneo o enfermedades fotosensibles se les suministra un suplemento nutricional por vía oral para que no sufran ese déficit”.


Aulas ya celebradas 2017

Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015