La radiología vascular e intervencionista se puede definir como una subespecialidad de la radiología que practica procedimientos mínimamente invasivos guiados por imagen. Los dos radiólogos al frente del Servicio defienden que “la radiología intervencionista tiene un impacto tremendamente positivo en la salud de las personas porque es muy accesible, rápida, menos invasiva y más efectiva que sus homónimos quirúrgico”.

La Radiología Intervencionista se divide entre la Radiología Vascular y No Vascular. La Radiología Vascular forma parte del bloque encargado de la recanalización y embolización, es decir, abrir y cerrar arterias, mientras que la Radiología No Vascular se encarga de los procedimientos oncológicos, digestivos, urológicos, ginecológicos, traumatológicos y muchos más escenarios. 

La Radiología Intervencionista está a disposición de las diferentes especialidades y profesionales de Policlínica Gipuzkoa para trabajar en conjunto con el único objetivo de garantizar el bienestar del paciente. La mayoría de los procedimientos que ofrece la radiología intervencionista son ambulatorios o con una corta estancia hospitalaria, que se realizan con anestesia local o locorregional, con una incorporación a la vida normal inmediata y con una tasa de complicaciones menor que algunas cirugías clásicas.