El Servicio de Oftalmología de Policlínica Gipuzkoa cuenta con expertos profesionales para el diagnóstico y tratamiento de patologías oftalmológicas.

Oftalmología Pediátrica

¿Sabías que los ojos de los niños están en constante desarrollo hasta los 7 u 8 años? De hecho, la agudeza visual, que en el momento del nacimiento es prácticamente nula, no alcanza el 100% hasta los 5 años de edad.

En nuestras instalaciones del Hospital de Día Quirónsalud Donostia contamos con oftalmólogos especialistas en pediatría, que trabajan para detectar alteraciones en el desarrollo visual desde una edad temprana.

Las patologías oculares más comunes en niños son: la necesidad de llevar gafas, el ojo vago o ambliopía y el estrabismo. Para detectar estas anomalías, es muy importante que los padres estén atentos a las señales que puedan indicar problemas visuales.

¿Cuáles son esas señales?

  • Que el ojo se desvíe
  • Que el niño se acerque mucho para ver la televisión, los papeles y demás objetos
  • Que parpadee con mucha frecuencia
  • Que tenga los ojos rojos

Cualquier anomalía ocular no diagnosticada precozmente, puede detener el desarrollo de la visión y dejar defectos que persistirán durante toda la vida. Por eso nuestros especialistas recalcan la importancia de las revisiones.

Controles recomendados

  • Durante el primer mes de vida: descartar enfermedades oculares graves y malformaciones (glaucoma o catarata congénita)
  • En los primeros meses de vida: obstrucción de la vía lagrimal
  • A partir de los 6 meses: Diagnóstico del estrabismo
  • A partir de los 12 meses: Diagnóstico del retinoblastoma (tumor intraocular maligno más frecuente en la infancia)
  • A los 4 años: Agudeza visual y defectos de refracción
  • Cada año hasta cumplir los 16.

Protege la visión de tu hijo pidiendo cita en el 943 43 71 00 o en el Portal del Paciente

 

Cirugía de catarata

La catarata es una enfermedad que está asociada, normalmente, a la edad aunque en algunos casos concretos puede ser congénita o producirse por traumatismos. Generalmente esta patología se presenta como un pérdida de visión en la que la imagen nítida se vuelva borrosa, los colores brillantes se apaguen o la visión nocturna disminuye.

En los países desarrollados las cataratas son la causa más frecuente de ceguera reversible. Por todo ello, la operación de cataratas es una de las mejores soluciones.

La cirugía es ambulatoria y la técnica que se utiliza en Policlínica Gipuzkoa permite una rehabilitación visual cómoda y rápida. La intervención dura entre 10-15 minutos y el alta hospitalaria se da a las pocas horas de la operación. El paciente puede volver a la rutina enseguida, salvo levantar pesos o alguna otra actividad que pueda provocar alguna inflamación en el paciente, pero se puede realizar una vida normal, andar, ver la televisión, etc.

La catarata se opera cuando hay una disminución de visión e interfiere en la vida diaria. El paciente no tiene que esperar a que haya una opacificación completa, o como se decía hace unos años , ‘la catarata tiene que madurar’. Se debe operar en cuanto moleste al paciente para no perder calidad de vida.

 

Presbicia

La presbicia o la vista cansada es la pérdida de elasticidad del cristalino para enfocar las imágenes de objetos próximos, o lo que es lo mismo, es la pérdida de la capacidad de enfoque del ojo humano. Con el envejecimiento, el cristalino y el músculo ciliar pierden elasticidad y, por tanto, se reduce el poder de acomodación de modo progresivo e irreversible. Esto provoca que el ojo no sea capaz de enfocar los objetos más cercanos.

La presbicia afecta al 80% de la población de entre 45 y 60 años y a prácticamente el 100% de los mayores de 60 años

Es decir, la prescibia afecta a más de un 25% de la población guipuzcoana. Ello implica que muchas de estas personas (80%) precisen gafas para lejos y cerca, dependiendo de las gafas de manera constante.

Para solucionar este problema, normal de la edad, tradicionalmente se han utilizado gafas de varios tipos y, en menor grado, lentillas. No obstante, actualmente la cirugía ofrece resultados definitivos para corregir la presbicia. Consiste en retirar el cristalino que ya no acomoda y sustituirlo por una lente que enfoque o que sea multifocal, permitiendo ver de lejos a media distancia y de cerca. No todas las personas son buenas candidatos a esta cirugía, pues hay gente que no se adapta bien a estas lentes multifocales.

Además, al realizar esta intervención quirúrgica se corrigen otros defectos ópticos (miopía y/o hipermetropía) que puede tener el paciente. Es decir, cuando se opera, el paciente puede prescindir de la gafa para lejos y cerca. Asimismo, el paciente operado de presbicia ya no tendrá cataratas, al eliminar el cristalino este no se puede opacificar y por lo tanto no se puede producir esta patología. Equivale a una operación precoz de catarata.

En Policlínica Gipuzkoa se viene practicando esta intervención desde 2004, alternando diversas técnicas (monovisión, el implante de lentes refractivas o difractivas) según cada caso y cada paciente. Indicaciones este tipo de intervención a personas con presbicia y que usen gafas o lentillas para lejos. Se trata de una cirugía rápida, ambulatoria, indolora y muy segura.

 

Glaucoma

El glaucoma es el aumento de la presión del globo ocular que daña el nervio óptico, y se puede detectar tomando la tensión ocular y comprobando el campo visual del paciente. Una revisión simple, rápida e indolora que podría evitar el 90% de la ceguera que provoca el glaucoma. Es una enfermedad incurable pero para la que existen múltiples tratamientos para reducir sus consecuencias y mejorar la calidad de vida del paciente. Existen colirios que disminuyen la tensión ocular, así como tratamientos con láser. En el caso de no ser suficiente se pasaría a un tratamiento quirúrgico, donde se han incorporado nuevas técnicas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glaucoma constituye la segunda causa de ceguera en el mundo, “por detrás de las cataratas”, aunque la detección a tiempo puede evitar los daños en un 90 % de los casos.

Para su detección precoz es imprescindible que la gente se haga un control entre los 40 y 50 años (siendo obligado y esencial este control a medida que pasamos de esta edad) de la tensión ocular y de otros parámetros oculares. En el caso de que haya alguna alteración que vigilar es fundamental revisarla cada año.