La Cirugía General y del aparato digestivo se centra fundamentalmente en el tratamiento quirúrgico de las enfermedades del aparato digestivo (estómago, esófago, hígado, vías biliares, páncreas, colon y recto) utilizando para ello procedimientos de cirugía tradicional abierta o de cirugía laparoscópica en los casos en que ésta pueda utilizarse (por ejemplo vesícula biliar y hernia de hiato); procedimiento, éste último, que favorece una más rápida recuperación del paciente y reduce las complicaciones postoperatorias.

Asimismo comprende la cirugía de la pared abdominal, es decir, de las hernias inguinales, crurales o de las eventraciones postoperatorias procediendo a la reparación de las mismas con malla de material sintético en los casos en que éste así se precise. Incluye también la cirugía del ano (como hemorroides y fístulas) y la cirugía de las glándulas endocrinas: suprarrenales paratiroides y tiroides (por ejemplo, cirugía de los bocios y de los nódulos tiroideos).

Para ello, los especialistas de este servicio utilizan las diversas técnicas de cirugía convencional abierta y los últimos procedimientos de cirugía laparoscópica. Cada día la laparoscopia -cirugía sin necesidad de abrir el abdomen- está indicada para un mayor número de patologías, favoreciendo una más rápida recuperación del paciente y reduciendo el riesgo de complicaciones postoperatorias.

El quirófano cuenta con la última tecnología quirúrgica, el sistema robótico Da Vinci, que permite abordar la intervención con la mínima invasión, beneficiando al paciente en el postoperatorio. Además, aporta mayor comodidad al cirujano, que trabaja sentado desde la consola, y permite una mayor precisión y libertad de movimiento.


Noticias relacionadas

Primer paciente de cirugía general operado con cirugía robótica Da Vinci en Policlínica Gipuzkoa

Policlínica Gipuzkoa acaba de inaugurar un nuevo robot quirúrgico Da Vinci, más moderno, que permite realizar además de cirugías urológicas, cirugías generales y de otorrinolaringología. El cirujano general, José Luis Elósegui, ha realizado la primera intervención de cirugía general con cirugía robótica en Policlínica Gipuzkoa. Actualmente Policlínica Gipuzkoa es el único hospital de Gipuzkoa que realiza intervenciones de cirugía general con el robot quirúrgico Da Vinci.


“Los pacientes están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”

No todos los pacientes que acuden a la Unidad Integral de Obesidad de Policlínica Gipuzkoa deben pasar por quirófano, precisamente por ese motivo, la Unidad cuenta con un equipo multidisplinar que aconseja y acompaña al paciente durante todo el proceso.

“Los pacientes que acuden a nuestras consultas son pacientes que llevan muchos años realizando dietas y tratamientos farmacológicos. En muchas ocasiones no se les considera enfermos y están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”, comenta Javier Murgoitio, cirujano general y digestivo de la Unidad Integral de Obesidad y la Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa.

El cirujano explica que “a la hora de valorar qué pacientes son susceptibles de cirugía, empleamos el índice de masa corporal (IMC) como indicador de adiposidad corporal. En función de la cifra de IMC se determina el grado de obesidad y el riesgo de enfermedades asociadas”. Un paciente con una cifra entre 25 y 30 se considera que está sano, mientras que si se encuentra por encima de 30 se le diagnostica obesidad. En el caso de aquellos pacientes con un IMC superior a 40 se considera que sufren de obesidad mórbida, siendo extremadamente alto el riesgo de enfermedades asociadas a la obesidad.

“La prevención de la obesidad es un problema fundamentalmente educacional, – reconoce Murgotio – , se ha observado un aumento en la prevalencia de obesidad en los países industrializados, debido principalmente, a la abundancia de alimentos altamente energéticos que rompen el balance de ingesta/gasto haciendo aflorar la carga genética subyacente”.

“Las operaciones que realizamos en la Unidad son mínimamente invasivas y logramos no solo que el paciente disminuya su sobrepeso, sino que, a su vez, el 90% mejora en la hipertensión arterial, el 99% en la apnea del sueño, el 55% en la diabetes mellitus tipo II y el 80% en las hiperlipidemias. Todo ello puede lograrse gracias al seguimiento multidisciplinar y cercano al paciente que nos ayuda a conseguir los mejores resultados”, subraya el cirujano general de la Unidad Integral de Obesidad de Policlínica Gipuzkoa.


Hemorroides, un enemigo silencioso

«Las hemorroides son una patología que trae muchos dolores de cabeza y que suelen estar acompañados de mala prensa, reconoce José Luis Elósegui, cirujano general y digestivo de la Unidad Integral de Obesidad y la Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa, son estructuras anatómicas y fisiológicas que todo el mundo tiene, desde niños hasta adultos, todos tenemos hemorroides».

En esta singular patología existen, en la parte final del tubo digestivo, una especie de «almohadillas» constituidas por pequeños vasos (arterias y venas), cuya función fisiológica es la de mantener una continencia perfecta. No obstante, esta continencia se ve afectada cuando estas estructuras vasculares se inflaman y se asoman al exterior en forma de bultos incómodos capaces de provocar dolor, molestias e incluso sangrado.

Son varios factores que pueden favorecer la irritación de las hemorroides, ya que «cada vez que se realiza un esfuerzo defecatorio, estas pequeñas almohadillas vasculares ‘sufren’. Por ese motivo, se suelen ver especialmente afectadas en situaciones en las que los pacientes sufren estreñimiento o periodos de diarreas», añade.

El especialista afirma que «hasta un 10% de la población está sufriendo en estos momentos por las hemorroides y más del 50% de los pacientes van a sufrir por esta patología a lo largo de su vida, ya sea por síntomas livianos o por inflamaciones agudas». Por ese motivo, recomienda, en la medida de lo posible, «evitar los alimentos con muchas especias, estimulantes o alcohol de alta graduación, puesto que agravan la sintomatología de los pacientes».

No todos los casos de hemorroides requieren de intervención quirúrgica, «los casos más leves pueden tratarse con medicación, cremas antiinflamatorias o mediante nuevos hábitos de higiene y cuidados de la zona anal. Podemos decir, que en la actualidad, los casos más graves que requieren de una intervención sufren menos agresión, inflamación y dolor gracias a los avances tecnológicos con los que realizamos las cirugías» concluye el cirujano.