Policlínica Gipuzkoa cuenta con un servicio de cirugía mínimamente invasiva de columna indicado para la cirugía de la hernia discal lumbar y la cirugía de la estenosis de canal.

Se estima que 9 de cada 10 problemas de espalda que sufre la población viene motivado por una hernia discal, ya que se trata de un proceso degenerativo muy común, asociado al envejecimiento que comienza a partir de los 25 años, cuando el disco vertebral va secándose y pierde elasticidad.

La cirugía mínimamente invasiva de columna consiste en una pequeña incisión de unos 15 mm en la que se coloca una cánula de ese tamaño y por dentro de esta cánula se introduce una óptica que permite al cirujano ampliar y magnificar el campo de trabajo, por lo tanto, no obliga a realizar grandes disecciones para acceder a la columna del paciente. Esta técnica consigue aplicar los mismos principios que la cirugía abierta, pero realizando una menor agresión a las estructuras del paciente.

Ventajas de la cirugía mínimamente invasiva

La cirugía mínimamente invasiva aporta una serie de ventajas respecto a la cirugía convencional que se pueden resumir en: menor agresión a los tejidos del paciente, menor riesgo de complicaciones posquirúrgicas, menor dolor postoperatorio y una recuperación funcional más rápida.

La intervención tiene una duración de 45 minutos por nivel, lo habitual es que el paciente suba a la planta a las pocas horas de la intervención, y al día siguiente se le da el alta hospitalaria con una faja lumbar para que pueda comenzar a realizar una vida prácticamente normal.

Testimonios

Conoce algunos de los testimonios de pacientes que han sido intervenidos mediante esta técnica.

Noticias relacionadas

«Iñaki es aizkolari y tenía una hernia discal L2-L3 que le comprimía el nervio. Le operamos mediante endoscopia y al día siguiente se fue andando a casa»

Los neurocirujanos de Policlínica Gipuzkoa Nicolás Samprón y Joaquín Andermatten nos explican los beneficios de la nueva técnica de cirugía endoscópica para la columna vertebral que ya aplican en el centro donostiarra y conocemos el testimonio de uno de sus pacientes, el aizkolari de Arriarán, Iñaki Azurmendi Peñagarikano, seis veces Campeón de Gipuzkoa y dos veces Campeón de Euskal Herria.