La UCI es un área del Hospital donde atendemos aquellos pacientes cuyo estado de salud es grave o pueden presentar problemas que requieren una actuación inmediata y que, a su vez, pueden recuperarse dado que la enfermedad que los ha llevado a esta situación es potencialmente reversible.

Estos pacientes necesitan una vigilancia continuada para la rápida detección de los posibles eventos graves y, en ocasiones, el soporte tecnológico para mantener órganos vitales, como el corazón y los pulmones.

Para ello puede ser necesario utilizar aparatos de alta tecnología como los respiradores artificiales o los sistemas de determinación de las constantes vitales (frecuencia cardiaca y respiratoria, tensión arterial, temperatura, etc.).

Información sobre las visitas

La colaboración de los familiares es muy importante en la recuperación del paciente. Puede ayudar al paciente a través de mensajes positivos.

Si tiene dudas, consulte con el personal de la UCI sobre la manera de contribuir en la mejora del paciente, cómo comunicarse en caso de dificultad en el habla o la comprensión, etc. No dude en comunicarse con nosotros.
Recuerde que el objetivo de nuestro equipo y el de ustedes es común.

Les rogamos que respeten el horario de visitas para facilitar la atención a todos los pacientes. No obstante, si alguno de los profesionales está atendiendo al paciente o se está realizando algún procedimiento, el horario puede ser modificado.

En los casos en los que el inicio de la visita se retrase por dichos motivos, se les permitirá alargar el tiempo de estancia.

Cuando el paciente vaya a ser dado de alta de la UCI, porque vaya a ser trasladado a una Unidad de Hospitalización o a otro Centro Hospitalario, les facilitaremos toda la información necesaria llamándoles al teléfono que ustedes nos hayan proporcionado.

¿Quién atiende a los pacientes en la U.C.I.?

La asistencia al paciente la realiza un equipo altamente cualificado, formado por personal médico especialista en medicina intensiva, personal de enfermería y auxiliares de clínica, a disposición del paciente las 24 horas del día.

El paciente y su estancia en la U.C.I.

Durante el ingreso del paciente, observará que hay a su alrededor varios aparatos utilizados para su vigilancia y/o tratamiento. Los monitores permiten la determinación ininterrumpida de las constantes vitales. Para ello, al paciente se le colocan unos cables o electrodos, así como una especie de dedal que conecta con una pantalla o monitor. El personal de la UCI puede detectar de inmediato, a través de la visualización directa, a distancia o de un sonido, cualquier alteración. Las alarmas sonoras detectan, además de los cambios relacionados con incidencias relevantes, movimientos del paciente que no tienen importancia, así como desconexiones del sistema.

A menudo los pacientes requieren la sustitución de la función respiratoria a través de un respirador artificial. El paciente está conectado al respirador a través de un tubo introducido por la boca hasta la tráquea o también, en ocasiones, a través de una mascarilla. Estos aparatos permiten la sustitución total o parcial de la función respiratoria según las necesidades del paciente.

En general, cuando el soporte es máximo, verá que el paciente está dormido. Se trata de una sedación farmacológica reversible, es decir, una situación de inconsciencia provocada por medicamentos, que permite una mejor adaptación del paciente a esta circunstancia.

A medida que la situación mejora y el paciente puede empezar a respirar, el grado de sedación se disminuye hasta su retirada para que pueda respirar por sí solo. Asimismo, se administra medicación mediante aparatos
de infusión, con sus respectivas alarmas. Todos estos sistemas permiten una vigilancia y control estricto del paciente.

En caso de que sea necesario el traslado del paciente a otros Servicios para realizar determinadas pruebas, el médico les informará al respecto.

Es importante que apague los teléfonos durante la visita.

Información para los familiares y allegados

Cada día a partir de las 12 horas del mediodía, su médico responsable les dará información sobre la evolución clínica del paciente. Los días festivos la dará el médico de guardia de la UCI.

Se trabaja en equipo, por lo que la información siempre está consensuada. No obstante, no dude en preguntar cuando lo considere oportuno.

En caso de que sea necesario realizar algún procedimiento especial, como intervenciones quirúrgicas o determinadas pruebas, se solicitará la firma en el Consentimiento Informado al paciente o representante legal. Este procedimiento se realiza en defensa de los derechos del paciente y garantiza que se haya entendido la información para tomar una decisión. Por tanto, no dude en solicitar cualquier aclaración.

La información siempre es confidencial, lo que hace que la información telefónica que les ofrezcamos cuando nos llamen, sea limitada por el bien del paciente.

Si el paciente dispone de un documento de Instrucciones Previas o Voluntades Anticipadas o desea dejar constancia de algún aspecto específico de la asistencia, comuníquenlo a su médico, enfermero o responsable de la UCI.

Le recomendamos que vayan a su casa a descansar, a no ser que les indiquemos lo contrario.