Por un futuro saludable

http://www.youtube.com/watch?v=iVOJjMF4TPk

El doctor Fernando Sistiaga, responsable de la Unidad de Chequeos Generales de Policlínica Gipuzkoa, asegura que realizar de forma rutinaria chequeos médicos es la mejor forma de prevención. Los especialistas recomiendan comenzar con este tipo de revisiones médicas a partir de los 40 años, tanto en hombres como en mujeres

La figura de los chequeos vuelve a ponerse de moda. Las prisas, los malos hábitos de vida, hacen que cada vez más ejecutivos, hombres y mujeres, con menos tiempo para cuidarse del que desearían, opten por la fórmula del chequeo para conocer su estado de salud en poco tiempo y poder tomar medidas correctoras si fuese necesario. Incluso no son pocas las empresas que facilitan el acceso a este tipo de fórmulas sanitarias para sus cuadros directivos.

Es por esto que, Policlínica Gipuzkoa, como centro sanitario privado de referencia en el País Vasco, ha creado un servicio exclusivo para acercar los chequeos a sus clientes. Se trata de un servicio que aúna los mejores adelantos médicos en diagnóstico y el más completo cuadro de especialistas de nuestra sanidad. Con estos ingredientes, Policlínica presenta su nueva Unidad de Chequeos que permitirá a quienes los disfruten asistir en pocas horas a un auténtico maratón de salud, perfectamente coordinado e integrado bajo la dirección del experto médico internista Fernando Sistiaga.

Una nueva cultura sanitaria

Acudir al médico cuando uno se siente bien suele ser poco habitual en nuestra sociedad. Las personas acostumbran a recurrir a los servicios sanitarios cuando existen signos de malestar o enfermedad. Y es que, tal como afirma el doctor Fernando Sistiaga, responsable de la Unidad de Chequeos Generales de Policlínica, “en nuestra sociedad no existe mucha cultura de medicina preventiva, lo ven como algo secundario a su activiad laboral. Pero lo cierto es que resulta clave para detectar a tiempo multitud de patologías. Y no sólo eso, la prevención es asimismo esencial para reducir el gasto sanitario que se dispara con muchísimas patologías que podrían prevenirse con revisiones periódicas”.

Según el doctor Sistiaga, “en la sociedad actual estamos habituados a acudir al médico de forma regular hasta la adolescencia, pero esta costumbre suele dejarse de lado al entrar en la edad adulta, a no ser que exista algún problema específico que requiera de un seguimiento especial, como una urgencia, con la consecuente sobrecarga de los servicios de forma inadecuada”.

Una vez iniciada la actividad laboral, hasta los 40 años no suele realizarse ningún tipo de medicina preventiva, salvo la laboral, “que resulta muy impersonal, ya que estudia al trabajador en base a su puesto de trabajo, no como individuo, por lo que resultan chequeos demasiado dispersos”. No obstante, este especialista en medicina interna reconoce que en los últimos años se ha detectado un aumento del interés por parte de la población en cuanto a las revisiones médicas previas a la enfermedad, “ya que los mensajes que se trasladan a través de múltiples campañas de sensibilización en relación a la importancia de la prevención de diversas enfermedades, como la de colon, mama, etc, van calando poco a poco”.

Fernando Sistiaga asegura que la población exige unos niveles asistenciales de la más alta calidad y señala que las personas son cada vez más conscientes de la importancia de detectar en su fase más precoz todo tipo de enfermedades: “sin duda –afirma Fernando Sistiaga-, esta evolución de nuestra ciudadanía refleja que somos una población ya muy desarrollada”.

El chequeo en una mañana

Siguiendo esta línea, en Policlínica Gipuzkoa se ha puesto en marcha este nuevo programa de chequeos médicos donde se hace especial hincapié en los aspectos cardiovasculares. “En estos chequeos se realiza un estudio exhaustivo del aspecto cardiológico, a través de un TAC coronario, un angioTAC torácico y abdominal, un scanner, un ecocardiograma y una prueba de esfuerzo, entre otras pruebas diagnósticas más generales”.

Este chequeo especial se realiza en una sola mañana. El paciente inicia las pruebas a las 8.30 horas y finaliza la jornada a las 14.30 con un informe de las pruebas realizadas que se completará con un dossier final que se entrega a los pocos días de la visita; con las indicaciones del especialista en función de los resultados obtenidos.

Y es que hay muchas personas que van dejando de lado la visita al médico para una revisión a fondo, precisamente porque carecen de tiempo suficiente para ello. En ese sentido, “el hecho de poder realizar todas las pruebas en una única mañana supone una gran ventaja para todas aquellas personas que tienen la agenda muy apretada y disponen de muy poco tiempo”, señala el doctor Sistiaga.

Enfermedades silenciosas

José Ángel es uno de los pacientes que ha realizado recientemente un chequeo en Policlínica y explica que, siendo autónomo, tiene muy poco tiempo para acudir al médico. “Mi mujer insistió en que a mi edad –tiene 50 años- ya iba siendo hora de realizar un chequeo general, porque a estas alturas de la vida, aunque aparentemente te sientas bien, sabemos que muchas enfermedades son muy silenciosas y que no dan ningún tipo de sintomatología hasta que puede ser tarde”.

Este donostiarra afirma que “realmente acudir al médico para realizar un chequeo general es una actitud responsable y debería ser algo habitual a partir de cierta edad. Lo que nos sucede a muchos es que el día a día nos come y terminamos por olvidarnos de los asuntos médicos”.

“La ventaja que encontré en Policlínica, además de que cuentan con un equipo médico y tecnológico de gran confianza y de la más alta calidad, es que en una sola mañana pasas todas las pruebas médicas necesarias y vuelves a casa o a trabajar con el informe médico y con las indicaciones del especialista”, apunta José Ángel.

Indicaciones

Por lo general, se recomienda iniciar los chequeos generales regulares a partir de los 40 años, edad en la que comienzan a aumentar las probabilidades de padecer algún tipo de patología y, por tanto, es una etapa en la que conviene iniciar la rutina de realizar un seguimiento cercano.

La clave de los chequeos de Policlínica es que se adapta a cada perfil, teniendo en cuenta tanto la edad de la persona, como su sexo, además de las características propias del individuo que vienen reflejadas en el historial clínico.

La periodicidad de las revisiones siempre dependerá de los resultados obtenidos en el chequeo. Y es que, si bien en general la pauta a seguir es la de una revisión al año, hay pruebas que pueden no realizarse anualmente. Eso sí, todo depende de las indicaciones del especialista.

Por otro lado, el doctor Fernando Sistiaga ha querido subrayar que aunque la medicina preventiva es siempre la mejor opción, no significa que con ello estemos asegurando la salud, sino que nos orientamos en el camino de la prevención en el que podremos atajar y abordar con mayores garantías las patologías que puedan surgir.

Tras el chequeo, el paciente recibe por parte del especialista una serie de pautas correctoras sobre hábitos de vida de cara a reducir los factores de riesgo, como el tabaquismo, el sobrepeso, el sedentarismo o la alimentación. “La medicina preventiva se caracteriza además por hacer educación sanitaria, lo cual es fundamental para continuar en la línea de prevención y de antelación a cualquier tipo de enfermedad”.

 


Aulas ya celebradas 2017

Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015