La voz, que es una de las cualidades que nos diferencia, se puede operar mediante microcirugía

La doctora Paula Casallas, otorrinolaringóloga del Hospital Quirónsalud Donostia, nos explica las bondades de la cirugía de la voz, que puede mejorar la vida de las personas en apenas 20 minutos de intervención en las cuerdas vocales.

La voz es una de las cualidades que diferencia al ser humano del resto de los seres vivos. Nos permite identificarnos como personas y da información sobre nuestro género o nuestra edad aproximada. Por eso cualquier patología puede generar un importante trastorno a quien la padece.

Pero hoy en día existe la forma de tratarlo. Tanto de una forma médica con un logopeda, como también quirúrgica, gracias a la denominada microcirugía de la voz. El servicio de otorrinolaringología del Hospital Quirónsalud Donostia tiene una dilatada experiencia en esta sofisticada técnica que nace como respuesta a las enfermedades o lesiones que producen una repercusión en el funcionamiento normal de las cuerdas vocales, que es el órgano que produce la voz. No obstante, esta técnica también se emplea para la feminización de la voz, importante para personas que han afrontado un cambio de sexo, o para la masculinización de la misma.

«Es una intervención que se hace mediante microcirugía, con un instrumental que nos permite acceder desde la boca a las cuerdas vocales»

La doctora Paula Casallas es otorrinolaringóloga especialista de la voz en el Hospital Quirónsalud Donostia y nos explica en qué consiste una intervención que se realiza de forma ambulatoria y que apenas lleva 20 minutos: «Es una intervención que se hace mediante microcirugía, con un microscopio y un instrumental que nos permite acceder a un espacio que está distante de la boca, pero al que hay que acceder a través de ella».

Detalla la doctora que «las cuerdas vocales están formadas por músculos y por una mucosa que las cubre. Los músculos, con la edad, suelen tender a atrofiarse y para que se produzca una voz correcta tiene que haber un cierre casi completo de las cuerdas bucales y a medida que vamos envejeciendo, ese músculo se va haciendo más fino. A la laringe le cuesta más aproximar las cuerdas vocales, se crea un espacio y ese espacio hace que tengamos una aspereza en el tono y que eso suponga un esfuerzo para intentar compensarlo se traduce en un envejecimiento de la voz. Es un término que se llama la presbifonía».

«Puede ir acompañada de un tratamiento de logopedia. El logopeda se encarga de corregir toda la parte funcional con sesiones de fortalecimiento y ejercicios»

Para subsanar ese problema, a través de la microcirugía «intentamos darle volumen a esa cuerda que ya ha tenido pérdida muscular. Lo sustituimos con unos materiales que suelen ser reabsorbibles y temporales para compensar y producir ese cierre que es lo primordial para conseguir una adecuada voz», añade la doctora Casallas. Pero, ¿Qué se infiltra y de qué manera para recuperar ese volumen?: «Los materiales que se utilizan se inyectan en las cuerdas a través de las técnicas microquirúrgicas de voz. Se incrustan unas sustancias en ese músculo para darle volumen».

Un postoperatorio plácido

Esta intervención es sencilla y permite al paciente irse a casa el mismo día: «Es un procedimiento que se puede hacer con anestesia general, anestesia local y sedación o anestesia local», cuenta la otorrinolaringóloga. «Son procedimientos que tienen muy bajos riesgos porque si se hacen con anestesia general son muy cortas ya que el procedimiento se realiza en poco tiempo. Se hace a través de la boca con lo que no es necesario hacer incisiones o dejar cicatrices. Se infiltra la medicación y cuando el paciente se despierta se le pide que hable porque es importante que hable desde el primer momento para que lo infiltrado se distribuya en la cuerda de forma homogénea», añade.

«La feminización de la voz implica una técnica microquirúrgica de muchísima precisión, pero no tiene tantas complicaciones para el paciente»

La recuperación es muy rápida: «El paciente se va a su casa porque es una cirugía normalmente ambulatoria que no tiene cuidados especiales. No damos antibiótico, simplemente antiinflamatorio o un tratamiento para el dolor porque utilizamos instrumentos que pasan desde los labios hasta las cuerdas vocales y que pueden generar algún roce o alguna molestia, pero no necesita nada más». De hecho «es un postoperatorio bastante cómodo en el que el paciente puede empezar a trabajar el día siguiente o a los dos días si es anestesia general».

No todas las operaciones requieren rehabilitación, pero tal y como explica la doctora Casallas, «cuando es preciso, se indica un tratamiento rehabilitador de logopedia. El logopeda se encarga de corregir toda la parte funcional con sesiones de fortalecimiento y ejercicios».

Feminización de la voz

La cirugía de la voz puede ser también una solución para aquellas personas que estén involucradas en un proceso de cambio de sexo y que necesiten algo más que el tratamiento hormonal para feminizar su voz. Cuenta la doctora Casallas que este proceso se lleva a cabo «primero con hormonas y luego acortando la longitud de las cuerdas vocales». Se trata de una cirugía un poco diferente porque «implica una técnica microquirúrgica de muchísima precisión y paciencia y es laboriosa para el cirujano». No obstante, para el paciente «no tiene tantas complicaciones». Subraya la doctora que «es con anestesia general, pero es un postoperatorio muy bueno. A los pocos días pueden estar haciendo su vida normal». No obstante, la «feminización de la voz va acompañada de tratamiento multidisciplinar. Está en un equipo en el que también hace tratamiento hormonal».

La mascarilla y la sequedad bucal

  • La pandemia nos ha obligado a utilizar en todo momento la mascarilla. La doctora Casallas expone que como consecuencia de ello «podemos tener sensación de sequedad por el esfuerzo que supone tener que hablar y tener algo que nos ocluye». Para combatir este problema «lo mejor es la hidratación. El agua es el mejor amigo de la garganta» y hay que hidratarse «bebiendo o haciendo vahos con agua». Desaconseja «todas las sustancias que generen frescor, tipo eucalipto, menta o regaliz. No sirven y nos secan más la garganta».

También existe el proceso de masculinización de la voz que, además de la cirugía, conlleva «un trabajo de logopedia muy importante». Expone la otorrinolaringóloga que «normalmente este tipo de pacientes no son personas que están haciendo cambios sexuales, sino hombres que se han quedado con voces infantiles». En estos casos «el trabajo de logopedia es importante porque anatómicamente tenemos una base correcta, pero quizá hay que trabajar en componentes musculares para poder conseguir otro tipo de entonación. La técnica microquirúrgica está ahí, pero se hace muchísima logopedia», finaliza Casallas.

Más información – Cirugía de la voz:

943 322 121

Hospital de Día Quirónsalud Donostia – Alkolea Kalea, 7 (Alto de Egia) 20012 Donostia – San Sebastián