Dr. Fco. Javier Zozaya Larequi_aparato_digestivo

Apollo llega para tratar la enfermedad del siglo XXI: la obesidad

El sobrepeso es una de las enfermedades más comunes de nuestro tiempo. En Euskadi el 46,4% de la población adulta padece sobrepeso, de los cuales el 16% sufren de obesidad. Dejando a un lado la estética, los problemas de tener obesidad se relacionan con la aparición de hipertensión, cifras elevadas de colesterol y/o de azúcar, que pueden derivar en problemas más graves como ictus o infartos. Además la obesidad aumenta la incidencia de cáncer.

Es por ello por lo que es importante afrontar este problema, siendo fundamental comenzar con una rutina de hábitos saludables en cuanto a la dieta y al ejercicio.

Aun así, el especialista del Aparato Digestivo Francisco Zozaya reconoce que “hay personas que tras diferentes tratamientos, y por mucho que hayan adoptado rutinas saludables de alimentación y deporte, no consiguen bajar de peso, o no es una pérdida suficiente, o no lo consiguen mantener.” Es en ese momento en el que se tienen que valorar alternativas complementarias como los tratamientos de reducción de estómago. Apollo es una técnica que reduce el tamaño del estómago de forma permanente consiguiendo así una saciedad precoz. Se realiza por vía endoscópica oral, lo que se traduce en que no quedan cicatrices y en que se reduce el riesgo de infecciones por la intervención. “Es una técnica rápida, sencilla y sin efectos adversos importantes. Se hace bajo anestesia general y requiere un ingreso de corto periodo, con un posterior seguimiento hasta la recuperación total” – añade Francisco Zozaya.

Tras el primer año, esta técnica – junto con una buena dieta y ejercicio constante – consigue reducir una media de un 17% del peso inicial, lo que supone unos 18 kilos. Según afirma el doctor Zozaya, “el objetivo es perder peso, no recuperarlo y que las enfermedades asociadas disminuyan”.


dr_murgoitio

“Los pacientes están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”

No todos los pacientes que acuden a la Unidad Integral de Obesidad de Policlínica Gipuzkoa deben pasar por quirófano, precisamente por ese motivo, la Unidad cuenta con un equipo multidisplinar que aconseja y acompaña al paciente durante todo el proceso.

“Los pacientes que acuden a nuestras consultas son pacientes que llevan muchos años realizando dietas y tratamientos farmacológicos. En muchas ocasiones no se les considera enfermos y están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”, comenta Javier Murgoitio, cirujano general y digestivo de la Unidad Integral de Obesidad y la Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa.

El cirujano explica que “a la hora de valorar qué pacientes son susceptibles de cirugía, empleamos el índice de masa corporal (IMC) como indicador de adiposidad corporal. En función de la cifra de IMC se determina el grado de obesidad y el riesgo de enfermedades asociadas”. Un paciente con una cifra entre 25 y 30 se considera que está sano, mientras que si se encuentra por encima de 30 se le diagnostica obesidad. En el caso de aquellos pacientes con un IMC superior a 40 se considera que sufren de obesidad mórbida, siendo extremadamente alto el riesgo de enfermedades asociadas a la obesidad.

“La prevención de la obesidad es un problema fundamentalmente educacional, – reconoce Murgotio – , se ha observado un aumento en la prevalencia de obesidad en los países industrializados, debido principalmente, a la abundancia de alimentos altamente energéticos que rompen el balance de ingesta/gasto haciendo aflorar la carga genética subyacente”.

“Las operaciones que realizamos en la Unidad son mínimamente invasivas y logramos no solo que el paciente disminuya su sobrepeso, sino que, a su vez, el 90% mejora en la hipertensión arterial, el 99% en la apnea del sueño, el 55% en la diabetes mellitus tipo II y el 80% en las hiperlipidemias. Todo ello puede lograrse gracias al seguimiento multidisciplinar y cercano al paciente que nos ayuda a conseguir los mejores resultados”, subraya el cirujano general de la Unidad Integral de Obesidad de Policlínica Gipuzkoa.


Dr. Jose Luis Elosegui Cirujano General y Digestivo Policlínica Gipuzkoa

Hemorroides, un enemigo silencioso

«Las hemorroides son una patología que trae muchos dolores de cabeza y que suelen estar acompañados de mala prensa, reconoce José Luis Elósegui, cirujano general y digestivo de la Unidad Integral de Obesidad y la Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa, son estructuras anatómicas y fisiológicas que todo el mundo tiene, desde niños hasta adultos, todos tenemos hemorroides».

En esta singular patología existen, en la parte final del tubo digestivo, una especie de «almohadillas» constituidas por pequeños vasos (arterias y venas), cuya función fisiológica es la de mantener una continencia perfecta. No obstante, esta continencia se ve afectada cuando estas estructuras vasculares se inflaman y se asoman al exterior en forma de bultos incómodos capaces de provocar dolor, molestias e incluso sangrado.

Son varios factores que pueden favorecer la irritación de las hemorroides, ya que «cada vez que se realiza un esfuerzo defecatorio, estas pequeñas almohadillas vasculares ‘sufren’. Por ese motivo, se suelen ver especialmente afectadas en situaciones en las que los pacientes sufren estreñimiento o periodos de diarreas», añade.

El especialista afirma que «hasta un 10% de la población está sufriendo en estos momentos por las hemorroides y más del 50% de los pacientes van a sufrir por esta patología a lo largo de su vida, ya sea por síntomas livianos o por inflamaciones agudas». Por ese motivo, recomienda, en la medida de lo posible, «evitar los alimentos con muchas especias, estimulantes o alcohol de alta graduación, puesto que agravan la sintomatología de los pacientes».

No todos los casos de hemorroides requieren de intervención quirúrgica, «los casos más leves pueden tratarse con medicación, cremas antiinflamatorias o mediante nuevos hábitos de higiene y cuidados de la zona anal. Podemos decir, que en la actualidad, los casos más graves que requieren de una intervención sufren menos agresión, inflamación y dolor gracias a los avances tecnológicos con los que realizamos las cirugías» concluye el cirujano.


dra_teresa_serrano_endocrinologia_policlinica_gipuzkoa

Diabetes: causas, síntomas y cómo tratarla

Uno de los principales síntomas de la diabetes es la aparición repentina de mucha sed sin causa justificada, por lo que la persona bebe mucha agua y orina mucha. Además, aún siguiendo su dieta habitual o incluso aumentándola, pierde o no aumenta de peso. Esto ocurre porque la insulina no está ejerciendo su acción correctamente, ya sea porque el páncreas en incapaz de producirla, como en la diabetes tipo 1 o porque las células se han hecho resistentes a ella, como en la diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 1, que es la que se produce porque el páncreas es incapaz de producir la insulina necesaria. Ante la presencia de algunos de estos síntomas es necesario acudir al médico, para poder diagnosticar o descartar mediante una sencilla analítica de sangre, si se tiene diabetes.

​oy en día, la diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero que con el tratamiento adecuado puede llegar a controlarse muy buen. En algunos casos de pacientes con diagnósticos precoces de diabetes tipo 2, se ha podido llegar a controlar esta enfermedad metabólica sin necesidad de medicación, solo mediante un cambio en el estilo de vida, adoptando nuevos hábitos saludables de dieta y ejercicio.

La aceptación de esta enfermedad por parte de los pacientes no es sencilla, ya que en el momento del diagnóstico, el paciente recibe un ‘bombardeo’ de información que requiere de tiempo para procesar y asimilar. No obstante, si la actitud es positiva y se siguen las recomendaciones de los profesionales sanitarios, el pronóstico es muy bueno y se puede llevar una vida completamente normal.


Lo más visitado

Aulas ya celebradas 2019

Aulas celebradas 2018

Aulas celebradas 2017

Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015