“Los pacientes están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”

Como cada año, El Diario Vasco publica el suplemento MÁS SALUD, un espacio dedicado a la divulgación de contenido sanitario.

Esta es la sección de Cirugía General y Digestiva Mínimamente Invasiva de la Unidad Integral de Obesidad en la que colaboran: el Dr. José Luis Elósegui, el Dr. José María Enríquez, la Dra. Laura Flores y el Dr. Javier Murgoitio.

Podéis descargaros la publicación AQUÍ.


Dr. Fco. Javier Zozaya Larequi_aparato_digestivo

Apollo llega para tratar la enfermedad del siglo XXI: la obesidad

El sobrepeso es una de las enfermedades más comunes de nuestro tiempo. En Euskadi el 46,4% de la población adulta padece sobrepeso, de los cuales el 16% sufren de obesidad. Dejando a un lado la estética, los problemas de tener obesidad se relacionan con la aparición de hipertensión, cifras elevadas de colesterol y/o de azúcar, que pueden derivar en problemas más graves como ictus o infartos. Además la obesidad aumenta la incidencia de cáncer.


“Los pacientes están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”

No todos los pacientes que acuden a la Unidad Integral de Obesidad de Policlínica Gipuzkoa deben pasar por quirófano, precisamente por ese motivo, la Unidad cuenta con un equipo multidisplinar que aconseja y acompaña al paciente durante todo el proceso.

“Los pacientes que acuden a nuestras consultas son pacientes que llevan muchos años realizando dietas y tratamientos farmacológicos. En muchas ocasiones no se les considera enfermos y están cansados de escuchar que están obesos porque quieren”, comenta Javier Murgoitio, cirujano general y digestivo de la Unidad Integral de Obesidad y la Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa.

El cirujano explica que “a la hora de valorar qué pacientes son susceptibles de cirugía, empleamos el índice de masa corporal (IMC) como indicador de adiposidad corporal. En función de la cifra de IMC se determina el grado de obesidad y el riesgo de enfermedades asociadas”. Un paciente con una cifra entre 25 y 30 se considera que está sano, mientras que si se encuentra por encima de 30 se le diagnostica obesidad. En el caso de aquellos pacientes con un IMC superior a 40 se considera que sufren de obesidad mórbida, siendo extremadamente alto el riesgo de enfermedades asociadas a la obesidad.

“La prevención de la obesidad es un problema fundamentalmente educacional, – reconoce Murgotio – , se ha observado un aumento en la prevalencia de obesidad en los países industrializados, debido principalmente, a la abundancia de alimentos altamente energéticos que rompen el balance de ingesta/gasto haciendo aflorar la carga genética subyacente”.

“Las operaciones que realizamos en la Unidad son mínimamente invasivas y logramos no solo que el paciente disminuya su sobrepeso, sino que, a su vez, el 90% mejora en la hipertensión arterial, el 99% en la apnea del sueño, el 55% en la diabetes mellitus tipo II y el 80% en las hiperlipidemias. Todo ello puede lograrse gracias al seguimiento multidisciplinar y cercano al paciente que nos ayuda a conseguir los mejores resultados”, subraya el cirujano general de la Unidad Integral de Obesidad de Policlínica Gipuzkoa.


Hemorroides, un enemigo silencioso

«Las hemorroides son una patología que trae muchos dolores de cabeza y que suelen estar acompañados de mala prensa, reconoce José Luis Elósegui, cirujano general y digestivo de la Unidad Integral de Obesidad y la Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa, son estructuras anatómicas y fisiológicas que todo el mundo tiene, desde niños hasta adultos, todos tenemos hemorroides».


Diabetes: causas, síntomas y cómo tratarla

Uno de los principales síntomas de la diabetes es la aparición repentina de mucha sed sin causa justificada, por lo que la persona bebe mucha agua y orina mucha. Además, aún siguiendo su dieta habitual o incluso aumentándola, pierde o no aumenta de peso. Esto ocurre porque la insulina no está ejerciendo su acción correctamente, ya sea porque el páncreas en incapaz de producirla, como en la diabetes tipo 1 o porque las células se han hecho resistentes a ella, como en la diabetes tipo 2.