“Los médicos se asombraban de que siguiese vivo”

Muy emocionado, el almeriense Diego González Bravo, nos recibe en la habitación de Policlínica Gipuzkoa donde permanece hospitalizado. Ha querido mostrar su agradecimiento al equipo del Dr. Ignacio Gallo y, en especial, al Dr. Ingacio Pérez-Morerias, por haberle intervenido del corazón tras la negativa de tres reconocidos hospitales de España debido a su crítica situación y el alto riesgo que corría en la cirugía. Él mismo nos cuenta cómo lo ha vivido.

Diego González Bravo. Paciente operado de corazón por el equipo del Dr. Gallo