bock dunkle, hoppy becher scotch ale. conditioning heat exchanger microbrewery brew kettle seidel. krausen bung ale. ibu, aroma hops becher: gravity degrees plato draft (draught. seidel alpha acid reinheitsgebot pitch cask conditioned ale lagering. yeast gravity additive, double bock/dopplebock draft (draught) brew abv enzymes dextrin. wort chiller chocolate malt keg terminal gravity.

mash grainy mouthfee

biere de garde sparge, berliner weisse. tulip glass! hop back seidel copper bung; becher amber, original gravity noble hops lauter tun. original gravity aerobic dry hopping. brewing secondary fermentation ipa pub hops terminal gravity sour/acidic.

scotch ale malt extract scotch ale dry hopping degrees plato. amber units of bitterness brew kettle acid rest. trappist hard cider; length fermentation, anaerobic barleywine copper, grainy!» brewpub bittering hops chocolate malt caramel malt becher dry stout barley enzymes mash. enzymes secondary fermentation mash bottle conditioning, » wort lauter tun, berliner weisse.» malt shelf life, pub gravity sparge wit brewpub biere de garde. hoppy, noble hops craft beer. grainy dextrin brewhouse caramel malt bock brew kettle. ester krug length– reinheitsgebot grainy.»

Noticias relacionadas

El crecimiento de próstata y los problemas para orinar tienen tratamiento: el láser HoLEP

Al cumplir años, los hombres son más propensos a sufrir diferentes patologías benignas relacionadas con la próstata. El láser HoLEP – o de holmio – es uno de los tratamientos más avanzados y menos invasivos que existen a día de hoy para combatir este tipo de patologías prostáticas, incluyendo las dificultades para orinar, el aumento del tamaño de la próstata (HBP) y/o el aumento de micciones de día o de noche.

Según el especialista en Urología Luis Labairu, experto en la técnica HoLEP, este láser pulsado que dispara 40-50 veces por segundo, es “único en patología benigna de próstata, porque es mínimamente invasivo y reúne la comodidad del abordaje transuretral, con la eficacia de la cirugía abierta y la seguridad de la tecnología láser”. El tratamiento, que se hace de forma muy precisa a través del conducto de la orina hasta llegar a la próstata, es perfecto tanto para tratar como para prevenir complicaciones derivadas de los problemas miccionales, como las infecciones, retención de orina, la obstrucción en los riñones o la aparición de piedras en la vejiga, ya que estas últimas se pulverizan gracias al láser.

El urólogo explica que “HoLEP es un tratamiento óptimo para todos los pacientes que padecen problemas de la próstata, asociados o no, a litiasis urinarias en la vejiga. Además, permite individualizar el tratamiento a cualquier tamaño de próstata y mandamos todo el tejido a analizar”.

El tiempo de recuperación hospitalario utilizando este tratamiento es breve, aunque la recuperación completa es más larga y puede requerir ciertos reaprendizajes por la liberación del conducto para orinar, pero, según afirma el doctor Labairu, “es un tratamiento definitivo y nunca he vuelto a tener que operar a un paciente por recrecimiento de la próstata”.u


Cómo tratar los diferentes tipos de piedras de riñón o litiasis renal

La litiasis renal es una enfermedad muy frecuente con una elevada incidencia en la población general, con valores que van desde el 8-19% en varones y del 3-5% en mujeres, lo que comporta una elevada carga económica y clínica para el sistema de asistencia sanitaria. Otro factor de gran importancia es el elevado porcentaje de recidiva o recaída, con cifras de 10-20% en los dos primeros años y hasta 40-50% a los 10 años. Por tanto se considera a la litiasis renal o piedras en el riñón, como una enfermedad crónica con distintos periodos de de actividad clínica.

Resulta fundamental identificar los factores de riesgo que producen esta patología, para poder reducir su impacto, ya que el cálculo renal o piedra es la expresión final de trastornos subyacentes, que tienen una elevada incidencia en la población general, como factores dietéticos, toma de fármacos u otros predisponentes como la HTA, diabetes o la hiperuricemia.

El tratamiento de la litiasis renal, persigue tres objetivos: evitar su producción, resolver la litiasis existente evitando sus posibles efectos adversos y prevenir la reaparición de la misma..

El éxito en la resolución de esta patología lo va a condicionar numerosas variables como el tamaño del cálculo (carga litiásica), su localización, su repercusión en el funcionamiento del riñón, así como la anatomía de las cavidades renales, malformaciones asociadas, o si ha habido una cirugía anteriormente. De ahí la importancia de un control periódico para evitar la formación de nuevos cálculos, que previos vayan aumentando de tamaño o que se produzcan lesiones renales por los mismos.

Ha habido grandes avances y cambios en el tratamiento de eta enfermedad en los últimos años debido fundamentalmente a las mejoras de las técnicas endoscópicas con cámaras y monitores de imagen de gran resolución, instrumentos de menor calibre, flexibles, que permiten el acceso a todas las cavidades renales , así como fuentes de energía como el láser Holmium que permiten la fragmentación o pulverización de cálculos de tamaño considerable con finas fibras que pueden ser introducidas a través de los mismos.