Eider Sánchez Nutricionista Policlínica Gipuzkoa

Nutricionista Eider Sánchez Tolosa

Nutrición, Unidad de Enfermedades Digestivas, Unidad Integral de Obesidad

"Cuida tu alimentación, cuida tu vida"

Teléfono: 943 50 20 49

Consulta: 3ª Planta

Horarios de consulta: Lunes de 15:00 a 20:00, Martes 9:30 a 13.30, Miércoles y Jueves de 9:30 a 18:00.

https://www.eidersanchez.com/

Noticias relacionadas

eider_sanchez_07

Cómo plantearse el menú de la semana para ahorrar y comer mejor

Estudios recientes evidencian que cada semana se tiran a la basura más de medio kilo de alimentos por persona, lo que se calcula que serían 250€ al año

La clave para ahorrar dinero cada semana y comer mejor es planificar el menú semanal y elaborar una lista de la compra. La compra semanal puede suponer un despilfarro importante de dinero y comida si no lo hacemos con cabeza.

“Lo primero que debemos hacer es preparar nuestro menú semanal – explica Eider Sánchez, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa – diseñándolo con cabeza, calculando las raciones y, la cantidad de comida que necesitaremos para cada almuerzo, de esta manera gastaremos menos en la compra”. A la hora de planificar el menú, hay que tener en cuenta los almuerzos o días que no se va a comer en casa y conocer cuáles son los alimentos de los que ya se dispone en casa. Si además de ahorrar dinero queremos que el menú sea saludable será interesante incluir legumbre 2 o 3 veces por semana. Alimentos como verduras, frutas, frutos secos, alimentos integrales y proteínas de calidad como el pescado, aumentarán la calidad nutricional del menú.

Cuando llegue la hora de comprar la comida es importante ir al supermercado o comercio sin hambre, ya que de esta forma se podrán evitar las tentaciones no presentes en la lista de la compra que se he hecho previamente consultando las necesidades de cada hogar. “Los productos procesados suelen ser mucho más caros y saludables – reconoce la nutricionista – por lo que deberíamos evitarlos en la medida de lo posible” La compra de productos de marcas blancas suelen ser una buena opción para ahorrar dinero.

En el caso de que aún planificando la lista de la compre sobre comida, siempre se puede recurrir a congelar o envasar la comida y consumirlo más adelante.


eider_sanchez_09

Claves para mantener hábitos saludables en verano sin morir en el intento

En verano es fácil  modificar nuestros hábitos alimentarios casi sin darnos cuenta. Nuestra rutina diaria sufre cambios, los días se alargan y los momentos de ocio aumentan. El buen tiempo incita a pasar más tiempo en la calle pero también a sentarse en terrazas para tomar algo que nos quite la sed y el calor. El problema suele ser que lo que tomamos para hidratarnos no suele ser agua, sino bebidas refrescantes, muchas veces azucaradas, bebidas alcohólicas, zumos y helados. Además, muchas veces esas bebidas suelen ir acompañadas por algo para picotear y muchas veces terminamos cenando o comiendo fuera de casa rompiendo así nuestras rutinas de hábitos y horarios alimentarios.

“El verano es la época de las vacaciones y los excesos – comenta Eider Sánchez, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa – muchas veces con la excusa del buffet del hotel o de ‘si total son las vacaciones’ terminamos comiendo mal y excediéndonos en cantidades y calorías. Además, suele ser habitual pasar el día en la playa o en la piscina abusando de bocadillos y snacks como patatas fritas. En consecuencia, muchas veces terminamos el verano con un par de kilos de más (si no son más) y muchas veces con problemas gastrointestinales derivados de los malos hábitos o de los excesos”

Eider Sánchez recomienda seguir estos sencillos consejos para mantener unos hábitos saludables en verano y evitar los problemas anteriormente señalados:

  • No saltarse las comidas principales e intentar mantener un horario o planning de comidas, esto evitará picoteos innecesarios.
  • Realizar ejercicio físico de manera regular como puede ser andar, nadar o bicicleta también en vacaciones.
  • No esperar a tener sed para hidratarse con agua, frutas de temporada y cremas de verduras como el gazpacho.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras que nos sirven como tentempié, plato principal o de postre, además son cómodas de llevar a playa o piscina.
  • Procurar comer ligero y evitar comilonas, evitaremos calorías y malestar digestivo como hinchazón o pesadez.
  • Evitar abusar de helados, bebidas alcohólicas, comida rápida, comilonas, bocadillos y snacks. Los helados por muy artesanales que sean contienen alta cantidad de azúcares y grasas.

La frase de “total por un día no pasa nada” puede ser muy traicionera. La realidad es que el exceso no suele ser un solo día, sino en repetidas ocasiones, por lo que se recomienda “planificar” la semana con los posibles excesos, de esa manera seremos más conscientes de los excesos y podremos alimentarnos bien el resto de días o almuerzos.


eider_sanchez_perez_ayala

¿Vas a hacer deporte? ¡Hazlo bien!

A la hora de hacer deporte, es fundamental conocer en qué condiciones se encuentra cada uno, y la mejor manera de hacerlo es mediante un diagnóstico que nos indique en punto nos encontramos.

En Medicina Deportiva existe el principio FITT, que indica con qué frecuencia tenemos que hacer ejercicio, con qué intensidad, en qué tiempo, y qué tipo de actividad debemos realizar. “Nuestro objetivo es realizar una prescripción del ejercicio, de la misma manera en la que acudimos al médico de cabecera para realizar una exploración o un diagnóstico” explica el Dr. Enrique Pérez de Ayala, Responsable del Servicio de Medicina Deportiva de Policlínica Gipuzkoa.

“Muchas veces el paciente que acude al Servicio nos comenta que no es un profesional del deporte, pero eso no es importante, – aclara Enrique Pérez de Ayala –, ya que, aunque no sean profesionales, dan un paso adelante con lo más importante, que es el querer hacer las cosas bien, conocer cuál es el límite de tu capacidad física, dónde tienes que estar y a qué intensidad debes ir”.

“Cada vez son más las personas que acuden a realizarse estudios con la finalidad de andar – asegura el especialista –, de hecho, dependiendo de la intensidad con la que se realiza el ejercicio, junto con una dieta adecuada, se puede lograr quemar grasas. En algunas ocasiones trabajamos a una intensidad muy alta y lo que estamos utilizando como combustible son los glúcidos. Pero cuando queremos hacer un programa de reacondicionamiento, de mejora de la capacidad física o de reducción de peso, nos interesa ir a una intensidad precisa, no a cualquier intensidad”.

La nutrición unida al deporte

“La alimentación que debe seguir una persona que se está preparando para una carrera de 10 km o 20km como lo es la Behobia, no es lo misma que la de una persona que quiere mejorar su rendimiento físico o que busca una reducción de peso”, explica Eider Sánchez, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa.

“Los días de entrenamiento previo y el día de la carrera es importante tener los depósitos de glucógeno llenos, y para ello, no pueden faltar hidratos de carbono presentes en alimentos como pasta, arroz, alimentos de origen cereal, patata, legumbre verduras y frutas. Los hidratos de carbono pueden ser tanto de absorción lenta como rápida, y junto con una proteína limpia con ácidos grasos insaturados de calidad, como el aceite de oliva, frutos secos y semillas, contribuyen a evitar la oxidación. No obstante, este tema es muy complejo y ha de ser individualizado a cada paciente” concluye la nutricionista.

Otro tema muy importante en el ejercicio físico es la hidratación, ya que muchas veces los problemas que sufren los corredores están relacionados con la deshidratación. Eider remarca la importancia de llevar a cabo “una buena hidratación tanto el día de la carrera como los días previos. Además, a nivel nutricional se recomienda hacer un tentempié antes de salir a hacer el ejercicio, y también después, para reparar las pérdidas que hayamos podido tener en nutrientes”.

 


eider_sanchez_nutricionista_policlinica_gipuzkoa_2

Los peligros de las dietas milagro

Las dietas milagro distan mucho de las dietas elaboradas por profesionales de la nutrición, ya que se caracterizan por la promesa de una gran pérdida de peso en muy poco tiempo, de manera casi inmediata.

Una dieta milagro promueve una alimentación desequilibrada y por lo general restrictiva, ya que suelen excluir muchos alimentos o grupos de alimentos que contienen nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. En consecuencia, pueden producir carencias nutricionales o complicaciones en personas con patologías como la diabetes, la insuficiencia renal o la hipertensión.

Promueven una pérdida de peso inmediata, producida por una pérdida de agua y músculo corporal, lo que genera un efecto rebote en cuando se abandona la dieta. En muchas ocasiones, se produce una ‘reganancia’ de peso, es decir, un aumento de peso superior al que se había perdido.

Son muchos los mitos que rodean a las dietas milagro. Hay quien afirma que el consumo de agua durante las comidas contribuye a engordar, que no se debe picar entre horas, que existen alimentos que ayudan a perder grasa o que saltarse comidas hace que la dieta sea más efectiva.

Son varios los factores que han de tenerse en cuenta a la hora de elegir una dieta para perder peso. Las dietas milagro ponen en peligro la salud y generan un efecto rebote echando hacia atrás lo logrado con la dieta. Los nutricionistas, a la hora de realizar las dietas, tienen en cuenta los gustos personales, metabolismo, composición corporal e historial clínico de cada uno. No se debe olvidar, que la auténtica clave para poder perder peso y sentirse bien con uno mismo, es la educación nutricional, llevando a cabo una dieta saludable y equilibrada todos los días.


Eider Sánchez, nutricionista

Eider Sánchez, nutricionista: “Es importante realizar una planificación de lo que se va a comer y, en base a ello, preparar la lista de la compra”

  • El consumo de comida rápida de manera habitual crea malos hábitos alimenticios, situaciones de déficits nutricionales y supone un riesgo para nuestra salud.
  • La comida rápida puede llegar a causar enfermedades tales como obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras.
  • El 61% de la población española adulta sufre de sobrepeso u obesidad. Euskadi sería la tercera comunidad del Estado con una tasa de prevalencia más baja en obesidad.