Roberto Eguía, paciente del Dr. Fermín Haro – Unidad del Dolor de Policlínica Gipuzkoa