«La piel de los pies necesita protección»

Alexis Aguirre, podólogo de la Unidad del Pie de Policlínica Gipuzkoa y Podoactiva, explica cómo cuidar una parte del cuerpo que sufre especialmente en los meses de verano

Caminar por la playa descalzo, no secarnos correctamente el pie, utilizar un calzado inadecuado… son acciones comunes que pueden dañar enormemente nuestros pies. Proteger esta parte del cuerpo como se merece prevendrá y evitará la aparición de hongos, verrugas, ampollas o patologías como fascitis o metatarsalgias.

¿Hay que proteger los pies? ¿Es el verano una estación especialmente sensible para esta parte del cuerpo?

Como cualquier otra parte del cuerpo, la piel de los pies necesita protección. Especialmente en verano porque utilizamos otro tipo de calzado que expone esa piel a los rayos solares. Hay que aplicar una protección de factor 30 o 50, dependiendo de la piel de cada persona. De igual forma, el calzado debe ser adecuado para el verano.

¿Es recomendable caminar por la playa descalzo?

Si vamos a pasear descalzos por la playa, tienen que ser periodos cortos, en arena húmeda y que no tenga una gran inclinación.

«Las chancletas son un calzado específico para las duchas de los vestuarios o para el momento de entrar en la playa y no quemarnos las plantas de los pies. Jamás hay que utilizarlas en otros momentos»

¿Es una estación propicia para la aparición de hongos y verrugas?

Son frecuentes los hongos en verano porque la temperatura aumenta y eso hace que haya un caldo de cultivo perfecto para que los hongos crezcan. Con las verrugas no es así porque es un virus que se aloja en la planta del pie y aparece cuando hay una bajada de defensas. Eso sí, la infección puede aparecer en verano porque estamos más tiempo descalzos y, a veces, utilizamos unas chancletas que no son adecuadas.

¿Cómo se puede evitar la aparición de hongos y verrugas?

Para las verrugas, es importante utilizar un calzado adecuado en todo momento. Y si vamos a un vestuario, siempre con chancletas, nunca pisando la losa o el hormigón. En cuanto a los hongos, es importante que la piel esté seca, que no esté húmeda. Secarnos bien.

«Ver una pisada determinada puede mostrar qué tipo de patologías pueden aparecer. Incluso anticipar esa dolencia»

¿En qué momento hay que utilizar chancletas?

Las chancletas son un calzado específico para las duchas de los vestuarios o para el momento de entrar en la playa y no quemarnos las plantas de los pies. Jamás hay que utilizarlas en otros momentos. Es un calzado muy flexible y hace que las estructuras del pie sufran mucho, no tienen resistencia. Generan mucha inestabilidad y de ahí vienen las fascitis y las metatarsalgias. Lo mismo pasa con las bailarinas, que son un calzado que tenemos que aparcar.

Están de moda las rutas, como es el caso del Camino de Santiago. ¿Hay alguna recomendación para este tipo de actividades?

En primer lugar, que el calzado siempre sea una deportiva o bota trekking. Que no sea nueva, que ya se haya adaptado a nuestro pie. También que el pie esté recogido por un calcetín de fibra natural y que no sea ni muy fino ni muy grueso. Hay que darle importancia a que el calcetín no esté húmedo. Si vemos que aumenta la sudoración de nuestro pie, hay que cambiarlo.

¿Qué pasa si surgen ampollas?

Hay que drenar esa ampolla porque, muy probablemente, al caminar, se reviente y pueda infectarse.

«Contamos con una pista de 20 metros y eso nos permite estudiar la biomecánica de la pisada para comprobar cómo camina y qué tratamiento necesita cada persona»

En Podoactiva son expertos en la realización de plantillas personalizadas. En la Unidad del Pie de Policlínica Gipuzkoa disponen de un escáner exclusivo para realizar un estudio del pie con tecnología 3D. ¿Se pueden utilizar esas plantillas con calzado de verano?

Hasta ahora, para la plantilla siempre vas a encontrar un calzado que se adapte. No hay que olvidar que se recomienda un calzado cerrado, pero podemos encontrar un calzado que transpire y sea adecuado para el verano. El mercado está avanzando en ese sentido y encontramos ya sandalias en las que se puede retirar su plantilla y colocar la nuestra. Eso sí, siempre recomiendo ajustarla con velcro para que no se mueva.

En noviembre esperamos que se celebre la Behobia-San Sebastián. ¿Algún consejo para los que ya se están preparando para esta carrera?

Primero, ir preparados físicamente. A la hora del calzado, sería bueno visitar a alguien que nos pueda guiar. No todo el calzado sirve para todo el mundo. Depende también del peso, de si el corredor es principiante…

¿Asegurar una buena pisada puede ser crucial para prevenir lesiones?

En eso consiste el estudio. Ver una pisada determinada puede mostrar qué tipo de patologías pueden aparecer. Incluso anticipar esa dolencia.

¿Qué diferencia aporta vuestro estudio de la pisada?

Somos muy meticulosos en muchas cosas. Es importante escuchar al paciente porque te va a dar muchas pistas. Hacer preguntas, un buen análisis, un estudio, una buena palpación, ver las durezas o las zonas rojas de la pisada… Además, contamos con una pista de 20 metros y eso nos permite ver la biomecánica para comprobar cómo camina y qué tratamiento necesita cada persona.

Más información:

Tel: 943 00 09 36

https://bit.ly/webunidaddelpie

comunicación.gpk@quironsalud.es

Paseo de Miramón, 174, 20014 Donostia- San Sebastián