Unidad de Enfermedades Digestivas

Policlínica Gipuzkoa cuenta con una Unidad Multidisciplinar dedicada a las enfermedades digestivas, para hacer frente de manera eficiente a la patología que afecta a todo el Aparato Digestivo.

Unidad Multidisciplinar

La Unidad surge, fundamentalmente, de aunar los esfuerzos de cirujanos y gastroenterólogos, a los que se añade la colaboración de anestesistas, enfermeras, auxiliares, estomaterapeutas y nutricionistas.

 

Unidad de enfermedades digestivas Policlínica

Un gran equipo humano asociado al equipamiento tecnológico necesario: dos salas de endoscopia con la torre de endoscopia digestiva en cada una de ellas, los endoscopios, así como el material de última generación adecuado para realizar las exploraciones endoscópicas y que éstas sean seguras y de calidad. Y siempre velando por el máximo confort del paciente, implementando la sedación en aquellas pruebas más incómodas.

Esta Unidad integra la Unidad de Cirugía Bariátrica y Endocrina, Unidad de Cirugía Digestiva y la Unidad de Cirugía de la Pared abdominal.

El progreso científico junto con la evolución tecnológica, así como la complejidad de los procedimientos que se han incorporado al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades gastrointestinales, está produciéndose a un ritmo vertiginoso y casi cada día se producen avances e innovaciones que pueden repercutir en nuestra actividad profesional, convirtiendo prácticas clínicas consideradas idóneas en inadecuadas u obsoletas. Esto ha hecho que, para abordarlas, se tenga que recurrir a equipos multidisciplinares y en formación continua.

Diagnóstico precoz

La nueva Unidad de Enfermedades Digestivas de Policlínica Gipuzkoa ofrece al paciente la posibilidad de realizarse un diagnóstico rápido, evitando demoras y descoordinaciones entre los diferentes especialistas que se dedican al estudio y tratamiento de la patología digestiva en general, y a la patología del colon y recto, en particular.

Es bien sabido por la población que la incidencia y prevalencia de la patología del colon y recto ha aumentado en las últimas décadas, sobre todo el cáncer de colon. Y que resulta siempre una gran ventaja el diagnóstico precoz de la enfermedad para su más pronto tratamiento.

Una vez que el paciente acude a la Unidad o que es remitido por sintomatología gastrointestinal, tras una historia clínica y exploración físicas adecuadas, los especialistas pueden recurrir de manera ágil y preferente a la realización de un test de sangre oculta en heces (SOH) y una colonoscopia. El test determina de manera sencilla la presencia de sangre oculta, no visible al ojo humano, en una muestra de heces, lo cual nos obligaría a la realización de una colonoscopia para determinar el origen de ésta.
La colonoscopia, por su parte, es una exploración que permite la visualización directa de la parte baja del tubo digestivo (recto, colon e ileon terminal) utilizando un tubo flexible delgado. Se trata del estudio ‘gold standard’, a realizar siempre que el SOH haya dado positivo, y siempre que se sospeche la existencia de patología a nivel del colon como, por ejemplo, rectorragias, dolores abdominales intermitentes, pérdida de peso, alteraciones en el ritmo intestinal, así como antecedentes familiares de enfermedades del colon. De esta manera se puede detectar la presencia de úlceras, lesiones sangrantes, pólipos o tumores, pudiendo realizar bien una extirpación completa en el caso de los pólipos, o bien una biopsia de las mismas para su estudio.

Estudios diagnósticos y terapéuticos

Además, la nueva Unidad de Endoscopia Digestiva podrá realizar otra serie de estudios, tanto diagnósticos como terapéuticos, como la gastroscopia o la colangiopancreatografia retrógrada endoscópica (CPRE).

La gastroscopia es la exploración que permite la visualización directa de la parte alta del tubo digestivo (esófago, estómago y duodeno) utilizando un tubo flexible delgado. La CPRE, por su parte, es una exploración que permite visualizar la vía biliar principal mediante la introducción de un tubo delgado y flexible, en este caso por vía oral.

En la nueva Unidad de Enfermedades Digestivas se pueden tratar múltiples patologías del tubo digestivo.

La endoscopia tiene dos grandes objetivos, el primer objetivo es el diagnóstico de las diferentes patologías que afectan al aparato digestivo, y el segundo objetivo es el tratamiento de dichas patologías.

Hoy en día, el diagnóstico de una enfermedad digestiva no significa invariablemente la necesidad de tratamiento quirúrgico. Además del posible tratamiento médico, la endoscopia puede y debe ser terapéutica evitando, de este modo, intervenciones o cirugías clásicas. La endoscopia, en muchas ocasiones, con sus técnicas terapéuticas, va a evitar la necesidad de intervenciones quirúrgicas posteriores.