Policlínica Gipuzkoa pionera a nivel estatal en el implante de válvula aórtica a través de una mínima incisión en el pectoral

La nueva técnica transcatéter ofrece una solución a pacientes cardiacos de alto riesgo, en los que la cirugía está contraindicada. Policlínica Gipuzkoa es además uno de los cuatro centros estatales que practica esta técnica mínimamente invasiva para implantar la válvula aórtica a través de la arteria femoral.

Las novedosas técnicas transcatéter (transfemoral y transapical) aportan una solución mínimamente invasiva y alternativa a la cirugía cardiaca, que reduce a la mitad la mortalidad en pacientes cardiacos con estenosis aórtica y alto riesgo.

La estenosis aórtica es la enfermedad valvular con mayor incidencia en los países occidentales que afecta a un 25% de los pacientes con patologías valvulares. Consiste en el estrechamiento u obstrucción de la válvula aórtica del corazón. Los síntomas que delatan este tipo de anomalía son la angina, el dolor de pecho, la sensación de cansancio o fatiga, los mareos e incluso la pérdida del conocimiento.

Recambio valvular transcatéter

Los pacientes con estenosis aórtica responden a un perfil de edad avanzada, mayor de 80 años, que padece otras enfermedades asociadas a la cardiopatía como son la insuficiencia renal o los problemas bronquiales y que constituyen casos de alto riesgo contraindicados para el tratamiento mediante cirugía cardiaca convencional.

Hasta la fecha, estos pacientes debían someterse a una cirugía cardiaca para proceder al cambio de la válvula del corazón dañada como consecuencia de la estenosis aórtica. La cirugía para el recambio valvular consiste en abrir el esternón del paciente y detenerle el corazón mediante circulación extracorpórea para así poder proceder a sustituir la válvula aórtica.

Con la aplicación de las dos nuevas técnicas transcatéter (transfemoral y transapical), los especialistas del Servicio de Hemodinámica y Cirugíca Cardiaca de Policlínica Gipuzkoa, se sirven de una pequeña incisión en la ingle o en el pecho para introducir catéteres que les permiten acceder al corazón para implantar una nueva válvula aórtica sin necesidad de abrir el pecho del paciente (esternotomia media).

La incorporación de las técnicas transcatéter ofrece por primera vez un tratamiento viable a este perfil de pacientes, capaz de garantizar buenos resultados, mejorar la calidad de vida y reducir el elevado índice de mortalidad que presentan en el plazo de 3 años. En este sentido, la esperanza de vida de pacientes con estenosis aórtica, hasta ahora no operables mediante cirugía, es de 1 año. Con las técnicas transcatéter el riesgo de mortalidad quirúrgica se reduce en un 50%.

Rápida recuperación del paciente

De cara al paciente, el nuevo tratamiento de la estenosis aórtica mediante técnicas transcatéter aporta importantes ventajas. Por un lado, la intervención se puede realizar con o sin anestesia, en función de las condiciones del paciente y de su tranquilidad.

Otra de las grandes ventajas es que con estas técnicas mínimamente invasivas, la recuperación del paciente es muy rápida dado que, si todo va bien, puede volver a su casa en el plazo de 3 a 5 días frente a los 10 u 11 días de ingreso que precisa para recuperarse de una cirugía cardiaca convencional.

Además de reducir el periodo de ingreso en la clínica, las técnicas transcatéter aportan  una gran comodidad al propio paciente que puede volver a llevar una vida con total normalidad en el plazo de 1 o 2 semanas, mientras que con la cirugía convencional tardan de uno a dos meses.

Otro aspecto a resaltar es que las técnicas transcatéter, al reducir el riesgo de mortalidad de los pacientes en un 50%, hace que estén indicadas a pacientes con estenosis aórtica severa sintomática en los que se descarta el tratamiento mediante cirugía cardiaca convencional, y en pacientes que presentan un riesgo de mortalidad superior al 20%.

Tecnología de imagen de alta calidad

Las técnicas transcatéter para el cambio de la válvula aórtica vienen desarrollándose en Europa y actualmente sólo 4 centros de todo el estado las están realizando.

Policlínica Gipuzkoa es uno de los primeros centros que ha aplicado la técnica transcatéter transfemoral y va a convertirse en el primero a nivel de todo el estado que aplicará la técnica transcatéter transapical.

Conseguir una imagen muy buena y de alta calidad es fundamental para poder llevar a cabo las técnicas transcatéter. La aplicación de tecnologías de imagen cada vez más avanzadas que ofrecen alta calidad facilitan la labor de los especialistas que pueden ver  con total exactitud que la válvula que están implantando se coloca en el sitio correcto.

 


Lo más visitado

Aulas ya celebradas 2018

Aulas celebradas 2017

Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015