Más de una veintena de especialistas integran el Servicio de Traumatología de Policlínica, con gran experiencia en el tratamiento de lesiones articulares por artroscopia en rodilla, hombro y tobillo; en la implantación de prótesis; y en la atención a pacientes víctimas de accidentes de tráfico o laborales.

Primero mediante una exploración clínica, y en caso necesario recurriendo después a una ecografía o a una resonancia magnética en nuestro equipo de última generación, se llega a un diagnóstico claro en el momento agudo de la lesión, a partir del cual se determinará el tratamiento -rehabilitador o quirúrgico- a seguir para la recuperación del paciente, en el que las técnicas con láser ocupan un lugar destacado.

Cerca del 95% de las lesiones traumatológicas se resuelven eficazmente mediante técnicas de cirugía ambulatoria, que dejan unas mínimas cicatrices.

Recientemente, se ha creado la Unidad de Cirugía Percutánea del Pie, que permite corregir de forma ambulatoria y en pocos minutos deformaciones dolorosas y antiestéticas del pie -juanetes, dedos en martillo, metatarsalgias o talalgias-, con anestesia local y dejando unas minúsculas cicatrices. La lesión se corrige sin dolor para el paciente, que puede volver en breve a su vida normal.


Noticias relacionadas

Un estudio clínico en el que participan los Dres. Albillos, Usabiaga, Aduriz y Gárate recibe la máxima calificación

Un equipo de traumatólogos vascos recibe la máxima calificación por un estudio clínico comparativo entre los efectos de los factores de crecimiento (PRGF-endoret) y el ácido hialurónico en el tratamiento de la artrosis de rodilla.


Verónica Cuña, jugadora del Balonmano Bera Bera, recibe el alta en Policlínica Gipuzkoa

Tardará alrededor de seis meses en poder volver a jugar a balonmano

La jugadora del club de balonmano Bera Bera, Verónica Cuña, que fue intervenida el pasado miércoles en Policlínica Gipuzkoa por el traumatólogo, José Ignacio Martínez Renobales, ha recibido esta mañana el alta hospitalaria, tal y como estaba previsto.

A la deportista se le operó esta misma semana de una lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Según informo Martínez Renobales, Verónica Cuña deberá llevar una rodillera de inmovilización durante tres meses y, posteriormente, deberá realizar rehabilitación. Previsiblemente, tardará alrededor de seis meses en poder volver a jugar a balonmano.