El cáncer de colon se puede curar en el 90% de los casos, si se detecta a tiempo

El doctor Juan Arenas Ruiz-Tapiador, del Servicio de Aparato Digestivo de Policlínica Gipuzkoa, impartirá una charla sobre “Prevención del cáncer de colon” dentro del programa de las Aulas de Salud de Policlínica y Kutxa. Será el jueves, 6 de mayo, a las 19.30 horas en la sala Kutxa de la calle Andía, en San Sebastián.

El especialista detallará cuáles son las más avanzadas técnicas para diagnosticar este tipo de cáncer y explicará la importancia de las revisiones periódicas a partir de los 50 años. Asimismo, la psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer en Gipuzkoa, Maider Sierra, hablará sobre la labor que realiza esta asociación en el área de la prevención de esta enfermedad.

Y es que el cáncer de colon es ya el tumor maligno más frecuente en ambos sexos. En Gipuzkoa hay 400 nuevos casos de cáncer de colon cada año. Con el fin de reducir esta alta incidencia, Policlínica Gipuzkoa está inmersa en un proyecto de investigación para definir cuál es la mejor estrategia para la prevención del cáncer de colon, para lo que está llevando a cabo un cribado a pacientes guipuzcoanos de un área definida.

Para detectar el cáncer de colon de forma precoz, es decir, antes de notar algún síntoma, se utilizan distintas pruebas. En primer lugar se realiza el Test de Sangre Oculta en Heces (TSOH). Es muy sencillo e indoloro y sirve para detectar si existe sangre en las heces. Lo realiza el propio paciente en su domicilio. Se toma una muestra de heces durante tres días consecutivos y se deposita en un sobre especial que contiene varias tiras reactivas. La lectura del test la realiza personal sanitario y consiste en depositar unas gotas en las tiras y observar si varían de color. En ese caso, el test es positivo, es decir, que existe sangre en las deposiciones, y se requieren estudios posteriores para diagnosticar su origen.

Solamente si el resultado de este test es positivo o si existen claros indicios de algún problema, se procede a la realización de otra serie de pruebas. La más común es la colonoscopia. Con esta prueba se consigue observar la mucosa de todo el colon y el recto a través de un tubo largo y flexible -endoscopio- que se introduce por el ano. En su extremo posee una luz y una cámara que permiten ver en un monitor de televisión cualquier patología.

La colonoscopia es una exploración que se realiza bajo sedación para evitar molestias al paciente. Durante la prueba puede ser necesario la toma de biopsias de la mucosa del colon y confirmar o descartar la existencia de un cáncer. Asimismo se extirpan los pólipos de colon que son los precursores del cáncer de colon. En el caso de que se diagnostique un cáncer se realizan otras pruebas como la radiografía de tórax, ecografía, TAC y marcadores tumorales para estudio de extensión de la enfermedad.

Grupos de riesgo

El cáncer de colon afecta indistintamente a mujeres y a hombres, aunque existen grupos de población especialmente sensibles que tienen más probabilidades de padecer la enfermedad. Por un lado, las personas mayores de 50 años. El doctor Arenas asegura que “con la edad, aumenta el riesgo de aparición de pólipos en el colon. Es poco usual que afecte a quienes no superan los 40 años”.

Asimismo, aunque el cáncer de colon aparece sobre todo de forma esporádica, personas con antecedentes personales y familiares de cáncer de colon y/o pólipos, son susceptibles de padecer esta enfermedad. Si un familiar cercano (abuelos, padres, hermanos…) ha padecido este cáncer, es posible que se haya transmitido por vía genética. Igualmente, si ya se ha dado en la persona la aparición de pólipos o cáncer, se incrementa el riesgo de un nuevo tumor.

Por otro lado, personas con enfermedades inflamatorias intestinales, como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, tienen más probabilidades de sufrir este tipo de cáncer. Según avanza este especialista, hay otros factores de riesgo que se deben tener en cuenta, y que también pueden favorecer la aparición de pólipos y/o tumores, como la alimentación a base de dietas ricas e grasas animales –carnes rojas- y pobres en fibra, la inactividad física y el sedentarismo, así como el consumo de tabaco y alcohol, ya que ambos facilitan el desarrollo de pólipos en la mucosa del colon, que son los precursores del cáncer.

Consejos para prevenir

El doctor Juan Arenas asegura que hay algunos hábitos y estilos de vida sanos que pueden ayudar a prevenir la aparición de pólipos en el intestino grueso y reducir el riesgo de padecer la enfermedad. Entre ellos destaca llevar una dieta saludable y variada, rica en fibras, tomando frutas y verduras a diario y moderando el consumo de carnes rojas y dulces. El control del sobrepeso y la práctica de ejercicio de forma regular son otras de las claves. Asimismo, los especialistas insisten en evitar el consumo de tabaco y alcohol y, sobre todo, realizar las pruebas médicas periódicamente, especialmente si se pertenece a los grupos de riesgo (mayores de 50 años, antecedentes familiares o haber padecido previamente alguna enfermedad del intestino).

Policlínica Gipuzkoa investiga la mejor estrategia de prevención

Policlínica Gipuzkoa colabora en un proyecto de investigación de ámbito nacional promovido por la AEG (Asociación Española de Gastroenterología) para establecer la mejor estrategia de cribado para la prevención de esta enfermedad. Si bien aún es pronto para valorar resultados, el doctor Juan Arenas asegura que “estamos encontrando un número importante de lesiones en el colon; lo que viene a corroborar que esta prueba es muy efectiva”. El proyecto de investigación en el que están trabajando trata de comparar dos métodos de detección precoz del cáncer de colon. “A un grupo de gente se les analiza la prueba de la sangre oculta en heces y, si el resultado es positivo, se realiza un colonoscopia”, explica el doctor. “Al otro grupo se les realiza directamente la colonoscopia. Son personas sanas sin atecentes familiares de cáncer de colon de 50 a 70 años”.

 


Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015