Curso de masaje infantil para bebés de hasta un año

El Masaje Infantil es una estimulación táctil que nos permite comunicarnos con el mundo corporal y emocional del bebé

El curso de masaje infantil que lleva a cabo la enfermera Nerea Martín está dirigido a bebés de 0 a 12 meses y sus padres. “Enseñamos a los padres y madres los diferentes movimientos de masaje con el fin de conseguir múltiples beneficios para ambos”, explica. El curso está compuesto por cinco sesiones -una cada semana- de forma que “podemos ver qué progresos hacen los padres con los niños y, si hay alguna duda o complicación, poder resolver el problema en la siguiente clase”, cuenta Nerea.

Las sesiones duran entre hora y media y dos horas, “siempre dependiendo de la tolerancia de los bebés. No podemos forzar a los niños a recibir masaje si no están receptivos”. En el curso también se enseña a los padres a reconocer esas señales de rechazo y aceptación para que el masaje sea “un momento de calidad y relajación”. Los padres participan de forma activa en el curso. “Mientras yo realizo los movimientos en un muñeco, los padres lo hacen con sus hijos. Son ellos los que van a dar el masaje a los bebés”. Las clases comienzan con una pequeña parte de teoría, luego se enseñan los movimientos de masaje y, para terminar, un debate en el que se trata algún tema directamente relacionado con el masaje. “Intentamos que las sesiones sean dinámicas y que los padres participen y opinen, ya que eso ayuda a aprender a los demás”.

En el curso de masaje infantil el protagonista siempre es el bebé. “Son quienes van a marcar el ritmo de la clase”, explica Nerea. “Es importa resaltar que no hay ningún problema si la clase coincide con la toma del bebé. Allí mismo se les puede dar la toma -pecho o biberón- sin parar el ritmo de la clase y pudiendo preguntar si algo no se ha entendido bien”, apunta. Asimismo, señala que uno de los miedos de los padres es que el niño se ponga a llorar durante la clase. “No pasa nada, todos los niños lloran. Trabajaremos también en ello”, recuerda. Por lo tanto, cada clase no tendrá el mismo ritmo, pero en eso consiste también el curso “en reconocer señales y estados del bebé, y actuar en consecuencia. Cada bebé es diferente y no todos actúan de la misma manera ante la misma situación”.

Los beneficios que aporta el curso son numerosos y no sólo para el bebé. “También hay beneficios para los padres, la familia y la sociedad”, explica Nerea. El masaje ayuda a crear y reforzar los vínculos afectivos, facilita el sueño del bebé y refuerza el sistema inmunológico, entre otros.

Además ahora Policlínica Gipuzkoa dispone de este servicio en forma de tarjeta regalo por si quieres regalar a la futura mamá un Masaje Infantil.

 

Para más información acerca del curso de Masaje Infantil: 943 00 27 21 / mujer@policlinicagipuzkoa.com


Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015