Antonio Martínez, podólogo de la Unidad del Pie de Policlínica Gipuzkoa y Podoactiva

Antonio Martínez (Podólogo): «Las chancletas hacen trabajar mucho a la musculatura del pie»

Deportistas, niños y diabéticos son colectivos de especial atención para un campo que pone el énfasis en la prevención de lesiones.

Fuente: Diario Vasco

Policlínica Gipuzkoa estrenó el pasado mes de marzo la ‘Unidad del pie’ en su centro de Eibar. El podólogo Antonio Martínez (Valencia, 1991) se ha hecho cargo de este servicio desde su puesta en marcha después de un tiempo trabajando en Huesca con Podoactiva. En unos meses de especial importancia para los pies advierte sobre la importancia de prevenir para evitar lesiones futuras.

-Una unidad del pie ¿se dirige a gente con dolencias o a personas sanas?

-Nos vamos a encontrar con todo tipo de pacientes desde los tres años en adelante. Entre ellos va a haber personas con dolores que podemos tratar, y también otros que no tienen molestias.

«Grabar en cámara lenta nos permite fijarnos en todos los movimientos del pie»

-¿Y son?

-Estarían repartidos en tres grupos. Por una parte están los deportistas que quieren prevenir. Para eso podemos hacer un estudio biomecánico y vemos qué tal pisa, y si vemos algo que desde el pie pueda afectar a la rodilla o a la cadera lo vamos a valorar. Otro grupo es el de los diabéticos, unas personas que por ejemplo necesitan hacer un corte de uñas de una forma adecuada. Simplemente cortar mal una uña y que se clave, con los problemas de circulación que conlleva, puede terminar por formar una úlcera e incluso la amputación del dedo. Además, desde la biomecánica se puede ver si hay un punto de presión más marcado para descargar esa zona y evitar que aparezca ahí una úlcera.

-¿Y el tercer grupo?

-Los niños. Desde los tres años vamos a empezar a valorar si se tienen pies valgos, lo que se conoce como pies planos. En esos casos se empieza a ayudar a formar el arco, no sólo mediante la plantilla sino con unos ejercicios. Se trata de ayudar a que crezca alineado porque cuando cae un pie muchas veces la rodilla viene detrás.

-Hay datos que dicen que uno 80% de la población sufre problemas en los pies.

-Es una cifra muy alta pero se refiere a las personas que pueden sufrir problemas en sus pies a lo largo de su vida. Por ejemplo en el campo de los problemas biomecánicos vemos que un 20% aproximadamente necesitará llevar unas plantillas.

-¿Acudimos rápidamente a un profesional o se espera a tener dolores muy acusados?

-Se está cambiando la tendencia. La del podólogo es una profesión relativamente nueva y falta algo de cultura. Normalmente la gente ha pasado antes por el traumatólogo, el pediatra, el dermatólogo… Por eso vemos gente con problemas ya avanzados, pero también grupos como deportistas o niños que acuden rápidamente.

-Las plantillas que se hacen hoy en día ¿son muy diferentes de las de hace años?

-Sí, antes se hacían unas plantillas muy rígidas, muy molestas para el paciente. En edad infantil se colocaba una plantilla que ponía el pie como debía estar al final del crecimiento, y quizás hay que ir poco a poco. Hemos ganado en flexibilidad y ligereza para que las plantillas puedan entrar en todo tipo de calzado. Precisamente el calzado es el gran caballo de batalla que nos encontramos cada día.

-Estamos ya en verano y llegan las chancletas. ¿Poco recomendables?

-Sí, siempre nos encontramos en septiembre y octubre con muchos pacientes que vienen con problemas a causa del calzado que han utilizado durante el verano. La chancleta es un calzado que deja el pie muy suelto y hace trabajar mucho a la musculatura del pie, y después aparecen muchas fascitis plantares, por ejemplo. También hay problemas de falta de hidratación…

-Pero por mucho que se diga…

-No se nos hace mucho caso porque la gente va cómoda en ese momento, y con el calor cuesta asumir que se debe utilizar otro calzado. Pero hay alternativas, en lugar de usar este tipo de chancleta que sólo se sujeta con los dedos es mejor alguna que tenga una cinta o algo que coja el talón. Sólo con eso vamos a sujetar más el pie y vamos a mejorar bastante.

-Nombraba antes a los deportistas. Cada vez hay más corredores pero es un ejercicio de impacto.

-Últimamente hay muchísima gente a la que le gusta ir a correr. Ahí van a aparecer más problemas porque al correr el peso, el impacto, se multiplica por diez y van a aparecer más patologías, o más rápido. Aceleras el proceso de problemas que andando hubieran tardado más en aparecer. En ese colectivo tenemos que prevenir. La rodilla sufre mucho corriendo y llevarla bien controlada nos va a ayudar bastante. Estamos muy especializados en el deporte, y con el Eibar también hemos trabajado con algún jugador que lleva plantillas.

-Llama la atención que deportistas de élite estén atentos a sus pies.

-Sí, que en equipos de élite exista la figura del podólogo es importante porque puede ayudar a evitar que una figura se lesione, simplemente corrigiendo el pie.

-Hablamos de problemas en los pies, pero ¿hasta dónde pueden llegar sus repercusiones?

-Tenemos muchos músculos que se insertan en el pie, pero hay que pensar que el vientre muscular está más arriba. La rodilla es la gran afectada. Es una articulación que la podemos ver como una bisagra, sólo nos permite un tipo de flexión, pero le estamos exigiendo más movimientos de los que ella puede tolerar. Por eso las rodillas pueden sufrir mucho, también los gemelos, isquios y la tensión muscular que crea el pie puede llegar hasta nivel lumbar.

-Pongamos que estamos sanos, ¿qué podemos hacer para prevenir?

-No todo el mundo va a necesitar una plantilla pero sí que en niños y deportistas es interesante hacerse un estudio de la pisada. Ahí vamos a ver el pie, cómo se comporta con la rodilla en bloque, y podemos detectar problemas a futuro.

-¿Han cambiado mucho estos estudios?

-Sí, cada vez se está introduciendo más tecnología. Seguimos utilizando el podoscopio, ese espejo que todo el mundo asocia con el podólogo, pero también tenemos plataformas de presiones que nos van a indicar cuánta presión soporta cada parte del pie, y además vamos a grabar a cámara lenta, algo que nos permite fijarnos bien en todos los movimientos que tenga el pie que puedan ser patológicos. También cambia la toma del molde que ahora se toma con un escáner que nos da la forma del pie en tres dimensiones.

-¿Se logra así una plantilla más personalizada?

-Antes la plantilla se personalizaba en forma, porque sí que tenía la forma de tu pie, pero ahora, utilizando el ordenador, también se puede personalizar en elasticidad por ejemplo.


Aulas celebradas 2016

Aulas celebradas 2015